lunes, 6 de octubre de 2008

Recuerda las tres pruebas




Esta es la historia de un hombre que se acercó a Sócrates:

- "¡Cómo soy amigo suyo, preciso contarle algo!"
- "¡Espera!", dice Sócrates. "¿Y las tres pruebas?" ¿Ya has hecho la primer prueba, que es saber si lo que me cuentas es verdad?"
- "Bien, no tengo absoluta certeza, más oí decir..."
- "¿Entonces hiciste la segunda prueba?". La prueba de la bondad. ¿Lo que me contarás será bueno para mí?".
- "No... mucho por lo contrario...".
- "Si no hiciste la prueba de la verdad o de la bondad, con certeza hiciste la de la utilidad. ¿Lo que me contarás es útil?"
- "¿Útil?", dijo el visitante. "Bien, útil no es".
- "Entonces", concluyó el filósofo sonriendo, "si el asunto no es verdadero, no es bueno, tampoco útil, es mejor no preocuparse por él".