jueves, 4 de junio de 2009

Entre caer y estar colgando...





Hace unos añitos había leído esta historia y hoy me la volví a encontrar, es una historia que aparte de ser interesante me recuerda a Fabio, un buen amigo de hace años que siempre me decía: "Entre caer y estar colgando, lo mejor es caer".

Y es que a veces nos aferramos con los ojos cerrados al borde del abismo, un abismo desconocido y es por ese mismo desconocimiento que le tememos y no queremos ni mirar, un temor que impide dar el paso que muy probablemente nos liberaría de todos nuestros sufrimientos, tristezas e inseguridades.

Quien no ha escuchado más de una vez la teoría sicológica que dice: la mejor forma de vencer los miedos es enfrentándolos, muchas veces tememos irracionalmente X situación y tanto le tememos que al final nos sucede lo que no deseábamos y es enfrentados a la situación que nos damos cuenta de que hemos temido en vano, que hemos desperdiciado el tiempo y nuestras energías evitando confrontar lo que muchas veces es inevitable.

El alpinista

Cuentan que un alpinista, desesperado por conquistar el Aconcagua, inició su travesía después de años de preparación, pero quería la gloria para él solo, por lo tanto subió sin compañeros.

Empezó a subir y se le fue haciendo tarde y más tarde, y no se preparó para acampar, sino que decidió seguir subiendo decidido a llegar a la cima hasta que oscureció.

La noche cayó con gran pesadez en la altura de la montaña, ya no se podía ver absolutamente nada. Todo era negro, cero visibilidad, no había luna y las estrellas estaban cubiertas por las nubes.

Subiendo por un acantilado, a sólo 100 metros de la cima, se resbaló y se desplomó por los aires... caía a una velocidad vertiginosa. Sólo podía ver veloces manchas más oscuras que pasaban en la misma oscuridad y la terrible sensación de ser succionado por la gravedad.

Seguía cayendo... y en esos angustiosos momentos, le pasaron por su mente todos sus gratos y no tan gratos momentos de la vida ya que él pensaba que iba a morir. Sin embargo, de repente sintió un tirón muy fuerte que casi lo parte en dos... Sí, como todo alpinista experimentado, había clavado estacas de seguridad con candados a una larguísima soga que lo amarraba de la cintura.

En esos momentos de quietud, suspendido por los aires, no le quedo más que gritar:

"AYÚDAME DIOS MÍO..."

De repente una voz grave y profunda de los cielos le contestó:

"QUE QUIERES QUE HAGA?"

"Sálvame Dios mío "

"REALMENTE CREES QUE TE PUEDA SALVAR? "

"Por supuesto Señor "

"ENTONCES CORTA LA CUERDA QUE TE SOSTIENE..."

Hubo un momento de silencio y quietud. El hombre se aferró más a la cuerda...

Cuenta el equipo de rescate que al otro día encontraron colgado a un alpinista congelado, muerto, agarrado con fuerza a una cuerda... A DOS METROS DEL SUELO...

... Y tú ?... Qué tan confiado estás de tu cuerda?

... Por qué no la sueltas ?

6 comentarios:

Gama dijo...

Tengo el cuchillo con el filo sobre ella...

*°·.¸¸.° Heidy °·.¸¸.°* dijo...

Por que será que siempre preferimos aferrarnos a algo que sabemos que nos hace daño?

Excelente post Rony

Saluditos

Lorena dijo...

Ronald, que tan cierto es tu post! Y llega a mi en momento preciso. Me estoy aferrando a una cuerda que no es mía. Me estoy agarrando a una mano, que si, está allí pero que pertenece a otra persona...
Mándame tu correo para poder agregarte a mi blog, porque tuve que ponerlo privado. Un besito... Me voy a copiar tu post, para escribir en el mío, no tienes problemas, verdad?

delfin en libertad dijo...

Que historia mas buena, impactante. El miedo muchas veces no nos deja ver y paraliza nuestros sentidos. Me gusto mucho. Un abrazo.

TICO SOCIAL dijo...

Hola Ronald la verdad siempre tus post me dejan sin palabras, son llenos de enseñanza y humanismo, pues te comento que lanzarse al abismo no es fácil, yo lo decidí hace un año enfrentar mis propios fantasmas y salir, no siempre es fácil pero se vive más tranquilo después.
No te había comentado antes porque no había tenido mucho tiempo,, hasta hoy decidí comentar y escribir en mi blogg, Cuídate mucho!!!

XOXO: TICO SOCIAL

Ronald Durán dijo...

Muchas gracias a todos por hacerme el honor de entrar por aquí, por darse la vueltita y por llevarse un poquito de la esperanza y de las vivencias positivas que trato de dejar por aquí, gracias a los que me comentan y también gracias a los que entran ven y salen sin decir nada llevandose consigo la semillita, recuerden regarla y cuidarla para que tengan una linda esperanza creciendo en su interior.